¿Merece la pena el acuerdo?

Siempre merece la pena el acuerdo, pero en lo que se refiere a un divorcio o separación matrimonial más aún.

Siempre merece la pena llegar a un acuerdo
Buscar el acuerdo en el divorcio

El matrimonio comienza por el acuerdo de los miembros de la pareja que deciden formalizar su relación por medio de la institución matrimonial.

El divorcio termina por la voluntad concurrente de ambos cónyuges o por la petición individual de uno sólo de los esposos.

Es curioso como al celebrar un matrimonio todo parece perfecto e idílico y no existe la tendencia de medir y delimitar los derechos y obligaciones de los cónyuges pero después en el momento de la crisis matrimonial parece que sí existe una tendencia de reclamar todo aquello a lo que tenga derecho.

Los derechos deben de garantizarse y hacerse en todo lo posible efectivos.

En cambio, en muchos casos como se suele decir los derechos de unos terminan donde empiezan los derechos de otros. Por ello en ocasiones es difícil hacerlo compatible y es ahí donde radica el problema.

No podemos pretender exigir nuestros derechos sin pretender otorgar la misma importancia y virtualidad a los de la otra parte.

En muchos casos se mezclan temas y parece que la parte emocional de la ruptura condiciona los derechos y obligaciones de los cónyuges, pero no es así.

Se repite mucho la situación en la que un cónyuge deja al otro que evidentemente es el dejado, que no desea solicitar inicialmente el divorcio y que guarda cierto resentimiento que es frecuente que trate de compensar con el divorcio.

Separar lo emocional de lo legal:

El principal problema que nos solemos encontrar en la mediación de una separación o divorcio es que una de las partes, o incluso las dos, no spearan lo emocional y puramente sentimental de lo legal.

En un despacho de abogados se deben de resolver todas las dudas que tenga el cliente, pero no se deben de sacar los trapos sucios que hemos ido acumulando a lo largo de la relación de pareja.

Es un error el enfoque de una persona que pretende desahogarse en el despacho de abogados que se ocupa de tratar de ayudarle y reconducir el divorcio por la vía del mutuo acuerdo.

Como ya hemos dicho, siempre merecerá la pena llegar a un acuerdo, por ello es tan importante mostrar la actitud adecuada y abstenerse de hacer manifestaciones y comportamientos que nos enfrenta y limita las posibilidades de un acuerdo sano y constructivo de dos personas adultas que igual que se han puesto de acuerdo para casarse, también pueden llegar al consenso en la separación o divorcio.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.