Reclamar dinero a mi ex ⚖

Reclamación a mi ex

En todo procedimiento de divorcio es posible la reclamación de cantidades entre cónyuges pero desde nuestro punto de vista no procede en la mayoría de los casos.

El matrimonio se basa en una relación de confianza realizando una serie de vinculaciones paternofiliales, personales y patrimoniales que se supone que ambos esposos realizan voluntariamente.

Aquello que se ha dado normalmente es por haberlo querido así voluntariamente de manera que desde nuestro punto de vista no es razonable la posterior reclamación.

No hay que mezclar los motivos de la ruptura con aquello que en su día se ha dado.

Es llamativo que durante la relación no se ponga demasiado interés en las cuestiones legales y que una vez que surge la ruptura ambos esposos acudan a asesorarse del alcance de sus derechos y obligaciones.

No existe un interés inicial por el alcance de los derechos pero en cambio posteriorimente en la separación se pretende reclamar hasta el último céntimo de euro.

Se trata de una reacción natural de rechazo hacia la persona que tanto hemos querido y que ahora podemos llegar incluso a odiar y tratar de la manera más desconsiderada. Debemos de tratar de controlarnos.

Evidentemente todos tenemos derechos pero es injusto que se reclame aquello a lo que las partes tienen derecho si nunca se han regido ni pensado en términos jurídicos.

Debemos de portarnos bien y mantener ese respeto y confianza también en la ruptura con independencia de lo que haya pasado.

Debemos de superarlo y ser buena persona y portarnos bien con nuesta ex pareja.

Muchas parejas se reclaman con tanta intensidad que la relación se deteriora más aún y se frustra tener una relación posterior cordial o incluso una hipotética reconciliación.

Mediación como solución de problemas

Está demostrado que en la mayoría de los casos la reclamación no merece la pena pues se pierde mucho y se gana poco en un juicio de divorcio contencioso:

El enfrentamiento supone un desgaste y sufrimiento personal innecesario. Es horrible enfrentarse a una ex pareja en el momento de la ruptura y complica mucho más la situación.

El plazo de tramitación que se puede prolongar más de seis meses.

El precio que se gastan ambos que en muchos casos supone cantidades similares a las que se obtienen del proceso haciendo que no merezca la pena ni aun en términos económicos. Es una mala actuación económica aquella que supone un coste igual o mayor al obtenido.

[Total:2    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *