Superar un divorcio rápido

La prioridad no es superar un divorcio rápido o lento, sino superarlo de una manera constructiva y lo más sana posible.

Evidentemente en la medida de lo posible será mucho mejor superar un divorcio antes que después y por ello cuanto antes mejor.

Pero existen casos en los que pretender superar un divorcio rápido supone la precipitación errónea de la dirección de la vida postmatrimonial.

Por ello más que superar el divorcio rápido se debe de superar bien o al menos lo mehor posible.

Todo tiene un tiempo de duelo, aceptación y superación y es por ello que cada persona tendra unos tiempos diferentes en el proceso de superación de la ruputra matrimonial.

Realmente la mayoría de las personas adultas han tenido antes de su matrimonio otras relaciones de pareja que han acabado dejándose.

Por ello, no debemos de dramatizar con el divorcio como si fuera algo muy diferente.

La esencia de un divorcio es la ruputra sentimental. Además evidentemente habrá que regular todos aquellos vínculos que se hayan construido.

En definitiva la disolución del vínculo matrimonial es simple, tan simple como el divorcio express.

Pero hay parejas no casadas que pueden tener similares vinculaciones con patrimonio e hijos que una pareja casada.

Por ello no debemos de dramatizar la situación como punto de partida para superar el divorcio, no se acaba el mundo, se acaba esa fase de la pareja y el matrimonio, pero en fases posteriores incluso si así lo desearan los cónyuges podrían volver a retomar la relación.

Superar sin drama el divorcio

Superar un divorcio deseado o no deseado.

Un factor que influye mucho en la capacidad de superación de un divorcio es si es deseado o no deseado. Es decir si el divorcio ha sido querido por uno mismo o solicitado por nuestro cónyuge.

En ocasiones ha sido solicitado y deseado por ambos esposos, pero lo más frecuente es que inicialmente la petición sea de una de las partes respecto de la otra.

Cada caso es muy diferente y no se debe de generalizar, pero normalmente cuesta mucho más superar la ruptura a la persona a la que han dejado que a la que deja al otro cónyuge.

¿Por qué?, principalmente por haber tomado una decisión, pues cuando una persona se divorcia sin desearlo solo acepta algo que no quiere hacer y ello supone un verdadero conflicto emocional por acceder a algo que no desea y no poder entender completamente al no haber sido suya la decisión.

Consejo y recomendación:

Lo mejor es formentar la comunicación y el respeto entre los cónyuges que se divorician y entender que dos personas cuando se divorciarn se separan pero no necesariamente se destruyen.

Cada persona es una individualidad completa que con el matrimonio formaban un proyecyo de dos que llega a su fin con el divorcio pero se debe de retomar la vida individual que nunca se debió de dejar completamente de lado con el matrimonio.

Como se suele decir en todo en la vida hay cosas buenas y malas y lo que hay que hacer en la medida de lo posible aunque en ocasiones sea muy complicado, es quedarse con las buenas.

Nadie se murió por divoricarse, pero según algunos de los expertos si hay matrimonios muertos en vida. Un divorcio nunca es una opción buena, sólo necesaria y como cualquier contingencia de la vida hay que luchar por superarla.

No nos casamos con la intención o posibilidad eventual de que nos divorciemos, nos solemos casar para compartir nuestra vida con nuestra pareja, pero tenemos que respetar que ambos cónyuges tienen el derecho y la libertad de querer divorciarse en cualquier momento del matrimonio.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.