Pruebas de que mi ex acepto firmar el divorcio

Pruebas de que mi ex acepto firmar el divorcio:

Derecho de familia es un sector en el que en muchas ocasiones las decisiones de los cónyuges van variando pensando hoy una cosa, y mañana otra. Se mezclan de una manera inestable la cuestión emocional y jurídica en todos y cada uno de los vínculos que hayan concertado los esposos. Hay algunos casos en los que una propuesta de divorcio es aceptada por la otra parte, y cuando ambos se disponen a realizar las gestiones necesarias del proceso, uno de los dos se echa atrás, normalmente se suele pensar que el cónyuge que se suele arrepentir de haber aceptado el divorcio es la persona que recibe la propuesta, pero en ocasiones también le ocurre al cónyuge que ha tenido la iniciativa

La idea generalizada de nuestros usuarios y clientes es pensar que si existen pruebas de que que se aceptó el divorcio, ahora existe una obligación de llevarlo a cabo, a pesar de lo cual, no es así, pues ambos esposo tienen el derecho de querer o no querer divorciarse con la máxima libertad sin ningún tipo de limitación ni condicionamiento. Por ello, aunque el otro esposo se afane en tratar de demostrar que en su momento si aceptó la firma amistosa del divorcio express en unos términos concretos, ahora existe el derecho y posibilidad de querer otro términos totalmente diferentes, o incluso no querer firmar, sin tener que dar ningún tipo de explicación.

Tengo pruebas de que mi ex quería firmar el divorcio pero ahora no quiere
Pruebas de divorcio

La institución del matrimonio cuenta con innumerables peculiaridades, y una de ellas es que a diferencia de lo que ocurre en otras ramas del derecho, a pesar de que exista un acuerdo verbal o incluso por escrito (firmando el convenio regulador) si la petición no es ratificada en sede judicial o notarial, no surtirán efectos legales algunos, y por ello no se declarará la separación o el divorcio (en función del procedimiento comenzado) ni desplegarán efectos legales las condiciones que se podrían haber contenido en el pacto. Son muchos los casos en los que después de que una de las partes se eche atrás en la petición de divorcio, se han desarrollado una serie de actuaciones en la vida real (disposiciones de dinero, reparto de enseres y efectos personales, salir del domicilio por parte de uno de los esposos, poder incluso haber cambiado la cerradura del inmueble.. etc) que no supondrán ningún tipo de condicionamiento, lo hecho se habrá hecho voluntariamente, y la parte que no desea continuar con el proceso tiene derecho a ello (igual que la otra parte) y por ello en estos casos las actuaciones realizadas no se retrotraen de manera automáticamente al estado anterior, sino que deberán de volver a tratar de buscar puntos de entendimiento, lo que suele ser mas complicado después de un intento frustrado de mediación amistosa en la ruptura matrimonial.

Lo que debe de tener claro cualquier persona que acude al proceso de divorcio de mutuo acuerdo en España es que aunque pueda firmar el convenio regulador en el ámbito privado, hasta que no sea ratificado de manera oficial no condicionará y vinculará a los esposos, teniendo no sólo nuestra ex pareja, sino ambas partes del matrimonio derecho a pensarlo mejor y desear no divorciarse, sin que se le pueda obligar a ello a pesar de que puedan existir cualesquiera medios de prueba: Mensajes de whatsapp, grabación de llamadas, convenio regulador firmado, preacuerdo de divorcio, testigos… etc, será indiferente, en todo caso después de haber rechazado la continuación con el divorcio proyectado volverán ambos a enfrentarse a las mismas circunstancias: Posibilidad de volver a intentar un segundo mutuo acuerdo, mantener el matrimonio o en su caso plantear el procedimiento contencioso.

[Total: 4   Promedio: 5/5]